SABOREANDO

SABOREANDO

OFRÉCETE TU MEJOR VERSIÓN

Por una vida deliciosa

BRUUUUUMMMMMMMMMMMMMMMMMM, sólo escuchaba el ruido del motor del coche a toda velocidad, pero no veía NADA!

Conducía el coche, pero no podía ver ni hacia dónde iba ni siquiera que había delante de mi.

Ésta fue una parte de un sueño que tuve hace unos días…

El mensaje es claro…

La vida va rápido.

La mía va rápida… y aunque la sensación no es mala, sí me da un poco de vértigo…


LA SABOREAS CONMIGO?


Sí, eso es exactamente lo que voy a hacer, saborearla, degustarla más, fundirme en ella.

Dejarnos llevar con lo que va aconteciendo en nuestras vidas, no resistirnos a lo que sucede, aceptar las cosas tal y como vienen, nos hace sentir que vivimos en sintonía, y nos sentimos más confiados.

Está bien, ¿porqué no? dejarnos llevar está bien, siempre y cuando no lo confundamos con entrar en una noria o una montaña rusa social y vital, que sube y baja, sube y baja, da giros, loopings… y nos lleva la inercia… sin apenas prestar atención, a veces incluso con los ojos cerrados y chillando (auqnue sea por dentro)


FRENA la INERCIA


Así que a partir de ahora, nos vamos a dejar llevar y además nos vamos a permitir SABOREAR, si todavía no lo hemos hecho.

Saborear, es sentir, degustar, respirar hondo, dejarse impresionar, lento, muy lento, consciente, presente, abierto a las experiencias, a las sensaciones, sin juzgar, disfrutando de tu camino, de tu rumbo, de tu proceso, de tu vida.

Sabes que no todos los bocados son exquisitos, ni todas las vivencias son espectaculares…

Para aprender primero probamos, para avanzar tropezamos, para subir también tenemos que permitirnos caer,… Y todo forma parte de nuestra deliciosa vida.

Y tú diras: Deliciosa?  La mía, no sé yo si la puedo llamar así…

Yo creo que nuestras vidas son y pueden ser maravillosas, no todo depende de nosotros, por eso es tan importante ofrecer nuestra mejor versión, en todo aquello en lo que podamos influir, decidir,…

Porque nuestra vida es la mejor que podemos tener, es la única que tenemos, y nuestra principal tarea es valorarla y hacerla lo más deliciosa posible.

Qué tal si empezamos con AGRADECER  la posibilidad de saborear cada momento, cada experiencia, cada amanecer, cada sonrisa, cada fracaso, cada persona que ha pasado por nuestra vida, todas aquellas que la forman ahora y todas aquellas que vendrán en un futuro,… y seguiría con una lista casi interminable de todo aquello que damos por sentado, que tenemos así como por arte de magia y no lo valoramos todo lo que se merece, y no lo saboreamos lo suficiente.

Agradecer te hace bajar el ritmo y poner atención a lo que hacemos, a lo que vivimos.

SI TE APETECE EMPEZAR A PONER CONCIENCIA EN LA IMPORTANCIA DE LOS MOMENTOS Y QUIERES COMPARTIR UN INSTANTE ESPECIAL DE TU DÍA A DÍA CONMIGO Y OTRAS MUJERES TAN MARAVILLOSAS COMO TÚ, LEE EL POST ANTERIOR Y PARTICIPA EN TU DIARIO VISUAL.

 

HAY UNA SORPRESA PARA TI!

 

No Comments

Post A Comment